jueves, 20 de junio de 2013

[Relato] Historia de los Tiránidos, por Burronoide

Hola a todos!





Nuestro lector Burronoide ha querido compartir con todos nosotros un relato propio, en donde nos explica su visión del origen de los Tiránidos!



Nos ha parecido muy original, así que aquí os dejamos con su primera entrega! Muchas gracias por enviarlo, Burronoide!




Historia de los tiránidos


Los tiránidos representan a la perfección evolutiva, son los organismos más evolucionados y mejor adaptados de los que hay constancia.


Los tiránidos se adaptan a gran velocidad y tienen individuos capaces de sobrevivir a los ambientes hostiles más extremos. De hecho no hay nada que pueda suponer una amenaza para ellos exceptuando a ellos mismos.


Origen de los tiránidos:


La raza tiránida se originó mucho antes que los humanos o los eldar, e incluso es posible que ya existieran antes de que los necrones recibieran cuerpos de metal o que los ancestrales manipularan la galaxia a su voluntad. El planeta de origen tuvo vida y no fue molestado por razas anteriores que vagaran por el espacio, el universo aún era joven y se acababa de formar. Seguramente el eslabón perdido de los tiránidos era uno más entre la flora y la fauna del planeta y no tuvo una especial dominancia entre las demás especies de su entorno.


Extendido por todo su planeta de origen, el primer triunfo tiránido fue la panspermia, la formación de esporas resistentes a las calamidades del espacio y que permitieron a la especie trasladarse a planetas de su sistema solar, este hecho acerca más a los tiránidos con un origen vegetativo o fúngico que con uno anímico.


La colonización de su sistema solar se completó, sin embargo la posibilidad de entrar en el espacio interestelar requería algo más que la resistencia al frío y a la falta de presión, requería sobretodo cantidad.


Expansiones iniciales:


Los primeros tiránidos que viajaron entre las estrellas llegaron a su objetivo mucho tiempo después de abandonar su sistema natal, a su llegada posiblemente hacía tiempo ya que su propia estrella había desaparecido o que la raza tiránida allí se hubiera extinguido, además su sector espacial debía ser muy denso como para permitir viajes al azar. Debo repetir que la raza tiránida no era una especie consciente ni inteligente, la colonización del espacio más próximo a su planeta natal no fue llevada a cabo con intención sino por casualidad. Además para poder sobrevivir en otros planetas la especie necesitaba mecanismos autótrofos o ser una raza más entre otras que, junto a ellos, viajaban por el espacio y se nutrían unas de otras.


Otro logro tiránido fue la separación, del organismo, del medio terrestre y la vida permanente en el aire, y más tarde el desarrollo de la “larva espacial”, o organismo mas allá de la espora capaz de viajar por el espacio.


La raza tiránida se encontraba entonces dispersa en un número reducido de estrellas, y la variedad de especies derivadas y razas secundarias de tiránidos residían cada uno en su propio planeta, por primera vez los tiránidos fueron capaces de prescindir de otras especies para alimentarse, lo que permitió viajar  mayores distancias y adaptarse a mayor variedad de ambientes.


Dispersión, adaptación y evolución de los tiránidos primitivos:


Por fin, en una de esas variedades de razas tiránidas se dio fototactismo estelar. Por primera vez los organismos fueron capaces de desplazarse hacia una dirección determinada y avanzar de una estrella a otra directamente y no por fruto del azar. Se da además otro hecho inmediato, el efecto túnel, capaz de curvar ligeramente el espacio y acortar distancias.


Ambos hechos permitieron un viaje de mayores distancias y con un gasto de energía, nutrientes y materia (en conjunto) mucho menor. Lógicamente el sistema será inicialmente lento y parcial pero se desarrollará con el paso del tiempo.


El método de viaje seguía ésta secuencia: el individuo salía del planeta, ignorando el resplandor del sol cercano y seleccionaba la estrella que brillaba con una intensidad mayor (probablemente la mas cercana), y iniciaba el viaje. Al aproximarse a la nueva estrella se situaba en una región orbital que el tiránido interpretaba como adecuada para la vida y esperaba hasta que la gravedad de un planeta lo atrajera hacia él.


La cantidad de factores que podían salir mal era muy elevada, sin embargo el sistema funcionó. Y una variedad tiránida dominó sobre las demás.


Para facilitar la adaptación a los nuevos mundos, los tiránidos empezaron a viajar en grupos cada vez más grandes. El brutal gasto de energía llevado a cabo por cada individuo al producir el efecto túnel requería una obtención rápida de nutrientes que el sistema autótrofo tiránido era cada vez más incapaz de compensar. Por esta razón estos tiránidos pioneros tendían a autoconsumirse y a devorarse entre ellos incluso durante el viaje, y algunos grupos desarrollaron conexiones orgánicas que permitían a los individuos más débiles compartir su alimento con el resto antes de morir para la incrementar la supervivencia del grupo.


Sin embargo ésta circunstancia sufrió una revolución que modificó para siempre la personalidad de la especie tiránida.


La génesis del “gran devorador”:


Un grupo de tiránidos llegó a un planeta distinto a los demás, había sido ya colonizado por los tiránidos y otras especies tiempo atrás y habían proliferado y evolucionado por su cuenta igual que había sucedido en millares de otros mundos en los inicios de la expansión. Éste grupo de tiránidos de encontró con un mundo lleno de nutrientes ya sintetizados, y una atmósfera lógicamente modificada. Descendió a la superficie y se alimentó de sus habitantes como pudo.


Éste hecho se repitió decenas de veces cuando los viajeros mas evolucionados volvieron a su propio territorio, la obtención de nutrientes por heterotrofísmo potenció la proliferación de subespecies tiránidas que lograron desarrollar éste sistema de nutrición Se formaron grupos nómadas que no necesitaban colonizar planetas para recuperar su biomasa perdida y procrear. Su nuevo sistema consistió en: llegar, alimentarse, multiplicarse y viajar de nuevo formando enjambres de individuos cada vez mayores.


El aumento de individuos en los enjambres tiránidos y la cada vez mayor cantidad de estos enjambres dio lugar a un nuevo problema, los planetas con biomasa eran cada vez mas “atacados” y perdían una materia orgánica que no podían sustituir. Por primera vez un enjambre especialmente grande de individuos consumió toda la biomateria de un planeta.


Estos planetas vacíos se multiplicaron y al tener agotados los elementos que permitían la síntesis de nutrientes, ni los sistemas autótrofos tiránidos más desarrollados eran capaces de extraer de allí alimentos. Lentamente se formó una región devastada e inhabitable en el espacio.


Decir esto es una exageración, pues hasta ahora todos estos mecanismos eran muy precarios y poco efectivos y se desarrollaban muy lentamente. Además los tiránidos tal y como los conocemos actualmente difieren mucho de todas estas bestias y eslabones perdidos que debido al aislamiento tienden a formar millares de variedades, razas y subespecies.


Además, la absorción de nutrientes tanto autótrofa como heterótrofa era parcial e incompleta, cada individuo debía descender y alimentarse de la población autóctona si la había, digiriendo aquella materia orgánica apta para él. El rango de nutrientes a absorber aumentó por necesidad ya que los tiránidos necesitaban ser capaces de extraer  los nutrientes de cada planeta, fueran los que fueran, para poder sobrevivir. Y se volvieron capaces de digerirlo casi todo.


Las bases de la mente enjambre:


Durante ésta época apareció un nuevo factor en la evolución de los tiránidos: la sinapsis.


Éste metodo de comunicación precario basado en impulsos lumínicos e infralumínicos permitió la comunicación más sencilla entre los individuos de un enjambre en el vacío. Este factor derivaría más tarde en la formación de la megaconciencia llamada “mente enjambre”. Sin embargo, de momento únicamente permitía a los tiránidos dividir y organizar su grupo en los viajes y más tarde el desarrollo de exploradores.


El devorador como primera bioforma tiránida:


El estado expansivo de la raza tiránida fue una realidad en el momento en que se encontraron con un planeta habitado pero ajeno a ellos, donde la vida se había desarrollado desde cero y había progresado formando sus propias especies únicas y singulares. El choque de dos formas de vida de orígenes distintos tuvo graves consecuencias para ambas, ninguna de las dos era capaz de protegerse de la otra y el enjambre fue consumido por enfermedades y criaturas descomponedoras al poco tiempo de entrar en la atmósfera del planeta. A su vez la vida autóctona del planeta fue prácticamente exterminada por numerosos parásitos transportados por los tiránidos para los que no tenían ningún tipo de inmunidad.


Cuando varios siglos mas tarde otro enjambre llegó al planeta, éste había degenerado a un estado de materia en descomposición y sopa nutritiva fácil de absorber. Los tiránidos descendieron y lo consumieron todo a su paso.


La aparición de nuevos planetas igualmente habitados en las cada vez más anchas fronteras tiránidas fue un doble golpe para ésta superespecie, la presencia de nutrientes a la vez intocables y la cada vez más extensa tierra devastada que dejaban tras ellos promovió una extraña adaptación: el devorador.


Los tiránidos viajaban por el espacio en un estado larvario con pocas capacidades funcionales, al llegar a la atmósfera de un planeta la larva se desarrollaba y se formaba el individuo adulto. Pero éste sistema se invirtió: la forma “viajante” pasó a ser el individuo adulto, mientras que la forma larvárica se encargó de la alimentación y la multiplicación. Así nació el devorador, precursor de casi todas las bioformas tiránidas que conocemos hay en día.


Tras entrar los tiránidos en la atmósfera soltaban gran cantidad de esporas que en poco tiempo se desarrollaban dando lugar a un organismo muy simple y con una función básica: comer.


El devorador era capaz de digerir las estructuras más duras o complejas de los nativos del planeta, y estaba sellado ante el ambiente y las formas de vida más primitivas. Su único orificio de entrada era el digestor, desarrollado para separar las moléculas en sus componentes más básicos y aprovechables.


Mientras tanto el individuo adulto se mantenía en la atmósfera alta del planeta hasta que sus vesículas de gas se vaciaban y descendía a la desértica zona del planeta que sus devoradores habían dejado tras si. Una vez allí, atraía con feromonas a sus larvas y las devoraba para recuperar los nutrientes necesarios para si, dejando atrás a muchas otras que al entrar en contacto con una secreción jaleosa del individuo progenitor maduraban, se purgaban y salían de la atmósfera tras los individuos adultos ya alimentados.


Éste método incrementó la efectividad de los sistemas alimentarios tiránidos y facilitó la reproducción, además de permitir aprovechar mejor el alimento. Tras la aparición del devorador la absorción de nutrientes fue casi completa y mucho más rápida, permitiendo “vaciar” un planeta en una única década si el enjambre de tiránidos llegados era suficientemente numeroso.


La sinapsis a su vez incrementó su rango de comunicación, permitiendo el intercambio de información incluso en los periodos de viaje de efecto túnel del enjambre, transmitiendo el mensaje con micropliegues del espacio entre individuos. Éste método mucho más eficiente permitió la comunicación a grandes distancias aunque perdía fuerza por fricción espacial y por la proximidad de campos gravitacionales intensos. Ante estos problemas los tiránidos desarrollarían más tarde los psicoimpulsos y las señales de gravitones.


Choque de potencias:


Pero nos estamos adelantando a los tiempos, por el momento la raza tiránida                ha retomado su superexpansión dejando innumerables mundos despojados de (mayoritariamente) toda su materia orgánica. Su región natal está muy alejada de su posición y apenas tiene los restos de la exuberante vida que gozó en sus inicios.


Pero ésta expansión fue detenida por un nuevo enemigo, un enemigo distinto a cualquier otro que los tiránidos se hubieran encontrado anteriormente: la inteligencia.


Llegó el día en que un planeta se resistió a ser devorado, tras absorber la biomasa de varios mundos de una región aislada y transformar la materia inorgánica en orgánica de tantos otros, un enjambre se encontró por primera ver con una civilización emergente. Tras entrar varias veces en la atmósfera de un planeta los individuos tiránidos se encontraron con que sus devoradores eran eliminados tras ser soltados, y que sus patrullas exploradoras dejaban de enviar señales sinápticas al alejarse del enjambre.  Incapaz de recolectar suficiente biomasa el enjambre se autoconsumió.


Un par de siglos más tarde el suceso se repitió en la otra punta del frene tiránido, y a partir de este momento se darían incontables encuentros entre tiránidos y otras razas, las más problemáticas fueron aquellas especialmente avanzadas cuyos imperios englobarán varios sistemas. Ante estos problemas sólo los tiránidos más rápidos y resistentes sobrevivieron.


Los devoradores aumentaron de tamaño, y se desarrollaron caparazones. Se dio variedad de bioformas según el ambiente, ante terreno acuático adquirieron aletas o se volvieron bentónicos, en el suelo aparecieron algunos con tres pares de patas y otros adquieren alas o vesículas de gas. Estas adaptaciones garantizaban que aquellas especies alienígenas de carácter biológico (como es el caso de los tiránidos) no tuvieran ninguna posibilidad, y aquellas que fueran razas inteligentes se vean sumergidas por el número incontable de larvas tiránidas que como mínimo mordían, y algunas, escupían ácido o segregaban venenos. El avance tiránido fue una vez más ralentizado, pero no detenido; y había purgado de entre las subespecies tiránidas a aquellas más débiles e ineficaces.





Os ha gustado? Si vuestras respuestas son positivas, el relato continuará, y podréis seguir leyéndolo!



Qué os parece?



Como siempre, esperamos vuestros comentarios!



Saludos!

18 comentarios:

  1. mola la leche!! los tiranidos me encantan, el royo infiltracion genestealer y los lictores. aunque juego con marines y guardia ^_^ saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hay una teoría que dice que el "Gran Devorador" es en realidad un C'tan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tambien soy partidario de ese planteamiento, ya que los tiranidos serían como c´tans, debido a que su voracidad destruye planetas, imperfectos, y alguien los guie como peones. Pero me ha gustado como has desarrollado la evolucion de la raza buen trabajo.

      Eliminar
  3. Nos alegra mucho que os haya gustado!

    Gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  4. Hay demasiadas cosas que no me encajan. Lo siento, pero no me convence.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes ser menos escueto, que no cobramos las palabras...

      Qué no te encaja?

      Eliminar
    2. Muchas cosas, demasiadas. Si fueran uno o dos detalles, quizá Burroide podría cambiarlos, pero mi concepto es demasiado diferente.

      Por ejemplo, no veo necesidad de inventarse ningun sistema de comunicación entre las naves tiránidas. Es evidente que muchos tiránidos tienen capacidades psíquicas, y que la comunicación mediante estos poderes es posible. Si no recuerdo mal, hay psíquicos imperiales cuya única tarea es el ser radios.

      Después, yo hubiese puesto que el motivo de que los tiránidos adquirieran la capacidad del viaje espacial es debido al agotmiento de los recursos de su planeta. Ahí arriba pone básicamente lo contrario, que primero surgio el viaje espacial y después la absorción completa de la materia orgánica de los planetas. Los tiránidos son una plaga. Podemos compararlos con una nube de langostas. Sólo se forman nubes de estos insectos cuando aumentan sus números enormemente y agotan los recursos.

      Sobre el viaje entre estrellas, estoy seguro de haber leído en algún lado que los tiránidos pueden hacer viajes por la disformidad. Pero puedo estar equivocado.

      También menciona...no está muy bien explicado, pero creo que menciona que las primeras naves tiránidas contenían varios organismos no-tiránidos en simbiosis. No sé para qué son necesarios. Las armas simbióticas tiránidas no son fundamentales para la supervivencia de la especie, sino accesorias. Y además es probable que las hayan adquirido con el transcurso de sus viajes.

      Después habla de los enjambres devoradores como los tiránidos más primitivos. Tal y como yo lo veo, los más primitivos serían lso Guerreros o los hormagantes. Los dos carecen de armas simbiontes (Bueno, algunos guerreros tienen, pero no todos), y pueden derivar a otras criaturas. Un animal puede perder las patas y convertirse en una serpiente (Guerrero->Mantifex), pero la dirección contraria es muhco más complicada o imposible.

      Eliminar
    3. Yo me refería al tema de la evolución como especie de pasar de seres autótrofos a seres heterótrofos, por así decirlo de ser seres en "armonia" con los planetas a ser sus destructores, en lo q escribes tu opino lo mismo.

      Eliminar
    4. Ghazzkull... es que también... estás criticando un relato de ficción sobre un universo ficticio que es completamente válido!

      Es lo bueno de los distintos puntos de vista...

      Pero vamos, de ahí a decirle al autor que lo cambie... creo que esa parte sobraba. Cada uno tiene distintos puntos de vista sobre el hobby, y es lo bonito, la coexistencia de todos ellos! No la imposición de unos sobre otros...

      Eliminar
    5. Por cierto, Burronoide nos ha enviado un mail explicativo, al no estar en Blogspot nos pide que lo copiemos:



      No formo parte del blog y me gustaría poder dar a entender a nuestros comentaristas que la historia continua, y también dar a entender mi punto de vista para que la gente entienda porqué mi historia sigue esta serie de acontecimientos.



      En primer lugar las capacidades psíquicas aparecerán mucho mas tarde, de momento necesitan algo mas primitivo para poder comunicarse en el vacío.




      El desarrollo de capacidades no se genera por necesidad, si los recursos de su planeta se agotaran no habría tiempo de evolucionar al viaje interespacial, al fin y al cavo solo son animales, de momento. Es mas factible que el proceso ya existiera y que se viera estimulado por la falta de nutrientes.




      Los tiránidos no viajan por la disformidad (no tienen campos Galler) si no usando la gravedad del planeta al que quieren desplazarse (sacado del códex), método que aún debe aparecer.




      Respecto a los animales en simbiosis, las cadenas alimentarias no pueden romperse de repente, si un animal se alimenta de otro no puede vivir sin el, las cadenas tróficas deben ser conservadas de momento, mas tarde los tiránidos aprenderán a apañarse solos. Debo hacer recordar que en ningún momento se menciona armas simbiontes, éstas aparecerán de forma mucho mas tardía y todas ellas son bioformas tiránidas, no especies ajenas.




      Por último, durante la historia evolutiva los caracteres aparecen a partir de formas mas simples, una bioforma tan compleja como el guerrero no puede haber surgido de la nada, y los casos de animales que "pierden" capacidades son muy raros (serpientes, virus), lo habitual es la evolución, no la involución. El curso evolutivo será: devorador => aumento de tamaño y desarrollo de extremidades => gante => bipedismo y desarrollo mental => guerrero. Hablo de ello en varios capítulos próximos.

      Eliminar
    6. Ah, esto lo has escrito tú, Malal?

      Wolfen, no digo que lo cambie. Pero que si fuera un detalle, podría cambiarlo para hacerlo encajar un poco mejor, igual que yo he hecho con los Hijos cuando me lo han dicho. Pero evidentemente, son tantas cosas que NO va a cambiarlo, porque alteraría todo lo que ha estado trabajando.

      Tampoco he dicho que no sea válido, es sólo que no me encaja.

      Y...es por esto por lo que no quería dicir lo que no me encajaba.

      Eliminar
    7. Burronoide no es Malal jejeje... Lee bien la entrada

      Eliminar
  5. No soy Burronoide como bien dice Wolfen y además no me caen muy bien los tiranidos, como para escribir sobre ellos XD, yo me estaba planteando hacer un relato sobre origenes de los dioses del caos(khorne,tzeentch,nurgle, slaanesh, malal y otros menores) relacionado con las guerras del cielo.

    ResponderEliminar
  6. Excelente relato, si consideramos la teoría de los tiranidos como una especie me parece bastante valida, pero si seguimos la supuesta teoría de los c'tan igualmente tendría que manipular o crear una raza para sus fines.

    espero las siguientes partes, me ha encantado como jugador tiranido!

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. hay un hecho que se puede tener en cuenta para explicar mucha historia sobre la ficcion tiranida: es el error de pensar que las especies evolucionan por necesidad, que seria lamarquista, las especies, si bien con situaciones forzadas por las circumstancias, evolucionan por "azar". Se pueden argumentar muchas caracteristicas biologicas de estos por el azar, elevado al numero exponencial de individuos y generos del mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen apunte!

      Ciertamente con los tiránidos siempre se ha pensado en la rama darwiniana de la selección natural y la evolución según el entorno

      Eliminar