miércoles, 3 de julio de 2013

[Relato] Preludio a los Dioses del Caos, por Malal

Hola a todos!





Nuestro lector Malal nos ha enviado un Preludio a un relato que está escribiendo sobre los Dioses del Caos... Pronto nos ha prometido enviarnos los primeros capítulos!



Aquí os dejamos el relato, disfrutadlo!



Relato sobre el origen de los dioses del Caos

 

En los libros prohibidos y los grimorios oscuros no se narra cómo se originaron las deidades caóticas ampliamente conocidas en la galaxia, pero en estos pergaminos se halla la verdad misma del Caos y lo que ella conlleva. Para entender mejor las condiciones en las que ocurrieron tales hechos hay que remontarse a un conflicto de escala galáctica, muy anterior a la Herejía del caótico Horus e incluso anterior a la caída de los eldar, conocido como la Guerra en los Cielos

 

Guerra  en los cielos

 

Los Slaan tras milenios de trabajo para realizar su obra, reciben la amenaza de una especie inferior conocida como Necrontyr, unos seres de corta vida, sin capacidad psíquica debido a su gen paria, pero con gran talento para la tecnología. Los Slaan evitan los ataques necrontyr y van haciendo retroceder a esta especie hacia los rincones más alejados de la galaxia. Los Necrontyr desesperados por no poder vencer a tales contrincantes buscan información en sus documentos y cultura para encontrar alguna posible solución a sus problemas. Tras años de investigación descubrieron que dentro de aquellas estrellas moribundas que acortaban sus vidas se encontraban los C´tan, dioses durmientes que se alimentaban de estrellas, y el arma definitiva para acabar con los Slaan. Tras conseguir despertar a los C´tan, los Slaan respondieron creado razas que pudieran ser capaces de enfrentarse a tan temibles enemigos, de esta forma fue como concebidos los Krork (antecesores de los orcos) y los eldar. Conforme fueron evolucionando los eldar como especie demostraron tener un poderoso control de sus poderes psíquicos, los Slaan aplaudieron estos progresos y los animaron para que emplearan ese potencial de forma que la disformidad que un inicio era calmada empezó a tener turbulencias creándose torbellinos de energía disforme.

Estos torbellinos serían los posteriores dioses eldar.

 

La guerra de los cielos causó la muerte de millones, el Caos de sistemas enteros.

 

El odio solo conduce a la autodestrucción

 

Los combates se fueron recrudeciendo siendo cada vez más violentos y con más rencor entre ambas especies, este rencor provocó que los eldars incluso soñaran viéndose así mismos aniquilando necrontyr, estando este deseo en la parte más profunda de sus corazones, y los necrontyr tenían los mismos sueños eliminando tanto eldars como slaan. Esta unión de sentimientos fue mezclándose en lo más profundo de la disformidad, pero debido al gen paria de los necrontyr se presentaba como una sombra tenue. Conforme fue avanzando el conflicto los necrontyr no podían hacer frente a los eldar, de modo que los C´tan les ofrecieron una solución, la biotransferencia que consistía en cambiar su cuerpo de carne por uno metálico. Construyeron las máquinas que los C´tan precisaron para realizar el ritual y se ofrecieron ciegamente a ellos, lamentablemente fueron engañados por ellos, no iban a renacer en otro cuerpo, iban a morir y a convertirse en sus marionetas y en su sustento, ante tal traición se produjo una oleada de odio hacia sus propios dioses por haberlos mentido y utilizado como meros peones. Una especie entera jurando la destrucción de aquellos dioses injustos mientras sufrían toda clase de sufrimiento provocó que se desestabilizase la disformidad produciendo que aquella sombra tuviese conciencia propia y se autoproclamara Malal, a aquellos de odio tan profundo fueron rescatados por Malal evitando que sus almas fuesen devoradas por los hambrientos C´tan, a cambio de que jurasen un pacto con su nueva deidad. Tras su “nacimiento” Malal se encontraba confuso y torturado porque el odio era un sentimiento contradictorio porque todo era odiado, incluso el propio odio. Ante tal suplicio Malal liberó de su interior a esos sentimientos de odio, pero los dejó dentro de su control para que nadie pudiera tratar de apoderarse de tanto poder.

 

El poder del odio es lo que conocemos como Caos, porque el odio no entiende de reglas, ni razón, sólo puede controlarse o entenderse a partir de él mismo.



El guardián del Caos

 

Aquel odio evolucionó, tomó formas distintas desde el odio a los débiles hasta a los fuertes, de forma que parecía estar cambiando continuamente sin patrón fijo, descontrolado y arremolinado alrededor del bastión en construcción de Malal, Malal lo acabó nombrando Caos por la destrucción que provocaba. Tal era la fuerza de esta corriente que cada vez que se intentaba erigir alguna imagen de Malal o iconografía eran destruidas violentamente por la corriente, posiblemente a la tendencia autodestructiva del propio odio y a lo que simbolizaba Malal, el odio encarnado en un ente, esto le hizo comprender que no debía ser adorado ya que no precisaba de adoración, ya que mientras exista el odio su bastión jamás caería. Viendo Malal que esto no podía continuar así, impuso las leyes del Caos:

 

-        Todo aquel que recibiera el toque del Caos cambiaría conforme el Caos lo refleje.

-        Aquel que recibiera el toque del Caos estaría ligado a la disformidad para siempre.

-        El Caos no entendería nunca de amos y servidores, para él nada ni nadie sería más importante que otro algo.

 

Para que la tercera ley fuese cumplida Malal creó a partir de la energía retenida en la caótica corriente una criatura que no entendiese la relación entre amo y siervo, porque para él no serían nada sino más que piedras esperando a romperse en un desierto. Esta criatura sería odiada por todos los seres existentes puesto que nadie jamás podría escapar de su vista ni de su titánico y eterno trabajo, su nombre es desconocido, pero se suele aludir a él cuando hablan sobre su sino. Él no hace caso alguno a las quejas sobre el destino que se le presentan sin importar su posición, ya sean meros esclavos o el más poderoso de los dioses. Esto le permitió un nivel de independencia y neutralidad absoluta como guardián de lo predestinado, él mismo se odia por su creación porque formaba parte de un sistema indeterminado como era el Caos y al ser expulsado a una dimensión determinista para cuidarlo y asegurar su existencia en un trabajo infinito y tedioso para conservar el devenir de los hechos tal y como deben suceder.

 

El destino no es cruel ni piadoso sólo sigue el paso que le es marcado por un camino largo y rígido.

 

La palabra de Malal

 

Tras haber dictaminado las únicas reglas del Caos, Malal tenía que tratar con las almas de los necrontyr malditos, aquellas que habían podido viajar tanto y tan arduamente habían sufrido daños terribles la pérdida de sus manos como pago a Malal,cicatrices enormes, la albinez y la pérdida de sus ojos ante la oscuridad en la que se encontraban, algunos descubrieron lo que era el dolor aquel fatídico día en el que fueron traicionados, pero eso sólo sería el principio. El deseo de todos aquellos seres inhumanos era la destrucción de los C´tan, Malal realizó un juramento de sangre y alma cuando sus almas fueron despojadas de sus cuerpos por el cual él haría todo lo posible para eliminar a los C´tan y liberar a los necrontyr de su alta mortalidad. Pero para esto Malal debía prepararlos para las posibles batallas a las que se tuvieran que enfrentar, de modo que les implantó armas en vez de manos y los entrenó de modo que consiguieran ser más fuertes, resistentes y ágiles que cualquier ser en la galaxia. Las pruebas consistían desde correr kilómetros por campos de enredaderas con espinas hasta agarrar un objeto pesado con sus “manos”, estas pruebas eran prácticamente imposibles y requerían de meses, años e incluso podrían derrumbarse los muros de la fortaleza de Malal y aún habrían algunos intentando pasar sus pruebas. Aquellos que las superaban podían observar dentro del Caos y Malal les otorgaría un odio respectivo el cual tendrían que trabajar a lo largo de sus existencias, normalmente estos encargos acababan con el enloquecimiento o con la auto-mutilación porque conforme pasaba el tiempo aquello que odiaban y lo que eran se unían en uno. Dentro de los guerreros de Malal destacó uno, del que decían que su odio hacia los C´tan y hacia lo mundano y anodino era casi tan oscuro como la mirada de Malal, cuyo nombre sigue sin conocerse, pero su aspecto era único entre sus hermanos de armas, poseía ojos y manos. Tal aspecto le hizo ganarse el nombre de Feey, el vidente que siente.

 

De mortal a inmortal y de inmortal a mortal.

 

El Caos solo busca la destrucción y la destrucción busca al Caos

 

Conforme pasó el tiempo el ejército de Malal era cada vez más numeroso y con un rencor más oscuro hacia los necrones por ser incapaces de rebelarse contra aquellos que los traicionaron, Feey podía sentir como el odio de sus hermanos crecía a cada segundo que no se estaban preparando para la lucha, de modo que decidió hablar con Malal personalmente y tratar de hacerle llegar su opinión al respecto. Malal lo recibió, escuchó sus impresiones y tras finalizar Feey de pedir a Malal ir a la guerra contra los C´tan, éste le dijo que había gastado su tiempo en hablar para nada porque sabía que no eran fuertes aunque ellos lo creyesen. Malal sabía que no tendría que hacer nada ya que los eldars y los slaan se encargarían de los C´tan y sino sabía que había algún núcleo de resistencia dentro de la propia élite necrona. Feey se fue de aquella audiencia directo a sus oscuros aposentos, pero algo lo perturbó mientras caminaba, un canto sin igual capaz de ser observado, formaba colores a su alrededor, era con diferencia lo más hermoso que había sentido nunca, pero se esfumó conviertiéndose en una nube negra que se unió a la corriente del Caos velozmente. Más tarde al ir con sus compañeros, les habló de la conversación con Malal y lo que vislumbró en la lejanía, cuando terminó uno se desplomó y comenzó a tener espasmos muy rápidos hasta que se comenzó a desvanecer sin dejar rastro. Feey horrorizado por lo que había sucedido volvió corriendo a gritar a Malal sobre lo acontecido, Malal sólo le dijo que el odio lo había consumido y que no se había contenido para retenerlo. Feey le declaró la guerra a Malal por no apoyar la revolución contra los C´tan y dejarlos morir sin motivo, Malal vió que se le presentaba una oportunidad para ver si había funcionado el entrenamiento de modo que se preparó para el conflicto. A Feey se le unieron muchos guerreros a la lucha gracias a su carisma y visión y a Malal se le unieron aquellos que habían mantenido su juramento. La batalla fue encarnizada hermano contra hermano, necrontyr contra necrontyr, la batalla parecía no tener un ganador aparente hasta que pelearon Feey contra Malal, Malal no tardó mucho en acabar con la rebelión de Feey al cortarle las manos con su hacha conocida por aquella batalla como “Hacha del Terror”. El ejercito leal a Feey abandonó las armas y se unió de nuevo a Malal, no sufrieron bajas debido a su resistencia, pero sí graves heridas de las que se debían recuperar. En cuanto a Feey, Malal lo exilió a la realidad a un planeta que había sido habitado por necrones, encerrado dentro la pieza central del complejo industrial para la fabricación de piezas de sustitución, se oye como golpea el cristal que lo mantiene encerrado dentro sin posibilidad de escapar, o eso se creyó.

 

Feey odió a su deidad y ésta le devolvió el odio que recibió.




A nosotros nos ha encantado, y esperamos que Malal nos envíe pronto nuevas entregas!



Qué os parece?



Como siempre, esperamos vuestros comentarios!



Saludos!

3 comentarios:

  1. Malal escribiendo un relato sobre los dioses del caos? Seguro que será totalmente parcial XD

    Veamos...no estoy muy puesto en lo que es el trasfondo necrón, pero me da la sensación de lo del principio es más similar a el trasfondo antiguo que al nuevo...no estoy seguro.

    Lo de Malal siendo el primer dios del caos en aparecer...no lo veo en absoluto. Y lo de los Necrones siendo servidores suyos...tampoco, sinceramente.

    No sé. No es que esté mal, sino que no me encaja con lo que yo pienso, en absoluto.

    Para mi primero aparecieron Khorne, Nurgle y Chencho. En el trasfondo, queda bastante claro que son representaciones de sentimientos, que yo interpreto que son el Odio, el Miedo (A la enfermedad y la muerte), y la Ambición. Después apareció Slaanest, encarnando el Placer y el Dolor, como dos caras de la misma moneda.

    Y después surgió Malal, que es la Anarquía. Pero él apareció por los otros dioses, no por sentimientos humanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo entiendo a Malal como el primer dios caótico, porque es más caótico que el odio, y no es que sean necrones los que se convierten en sus demonios son almas de los necrontyr, que no es lo mismo que un necrón, que abandonaron a los C´tan durante la biotransferencia por su odio a ellos tan profundo que se unen a él. Si lees lo que se conoce de Malal se dice que tiene una cuenta pendiente con los otros dioses del caos y que se lo guarda desde hace tiempo. Eso sí el orden del resto será como tú dices. Lo q dices de que Malal apareció por los otros dioses ¬¬ no tiene sentido, mira Slaanesh como se creó. Y si voy a ser relativamente imparcial, aunq algún apunte despectivo caerá XD. Espero que te haya gustado y nada más decir que Khorne es el siguiente.

      Eliminar
    2. Bueno, para mi sí tiene sentido. Por eso Malal es el menos poderoso de los dioses del caos, porque éstos no sienten con la misma intensidad que los humanos.

      Y por eso también es menos conocido y apenas tiene acción en el plano material, porque Malal es un dios que se engendró y creó exclusivamente a partir de la disformidad, sin intervención de fuera.

      Además, el hecho de que sea el más antiguo no me encaja con que sea el menos conocido.

      Da igual, es evidente que no lo vas a cambiar porque lo diga yo.

      Sólo una cosa. Por favor pon espacios, es muy difícil leerlo así. Al final del texto, tenía dolor de cabeza. ^^"

      Eliminar